Conoce los hitos más relevantes
del Concierto Económico

De la Transición a la Actualidad

1979 – Actualidad

La Constitución de 1978
“El nuevo marco ofrecido por la Constitución de 1978 propició el acuerdo sobre un Concierto Económico renovado”

La nueva Constitución entró en vigor el 29 de diciembre de 1978. En su disposición primera recogió el “amparo y respeto a los derechos históricos de las comunidades forales”. En dicho documento se previó también la creación de las Comunidades Autónomas con diferencias entre las históricas y las ordinarias.

En 1979 se aprobó el Estatuto de Autonomía de la Comunidad Autónoma del País Vasco. En dicho Estatuto se recogió el sistema de relación tributaria con el Estado y la reimplantación del antiguo sistema foral.

Desde 1981 y por ley el País Vasco volvió a gozar de un Concierto Económico propio, configurado además como la característica principal de su autonomía. Se fijó un cupo global para la Comunidad Autónoma, formado por las aportaciones de las Diputaciones o Territorios históricos. De esta forma, y tras diversas negociaciones las aportaciones de las distintas Diputaciones a las arcas comunes se fijaron de la siguiente manera: aproximadamente la mitad para Bizkaia, un 35% para Guipuzkoa y un 15% para Álava.

El cálculo del nuevo cupo es radicalmente diferente al de 1878. En este caso es “el pago correspondiente a los gastos que, por no haber sido transferidas las oportunas competencias, el Gobierno central continúa teniendo en la Comunidad Autónoma vasca, tanto por servicios radicados en su territorio como desarrollados fuera de este (por ejemplo, servicio diplomático o el ejército), además de la aportación de la Comunidad al Fondo de Compensación Interterritorial”.

Para calcular esta cifra se tienen en cuenta tres elementos: lo que gasta el Estado en España en las competencias no transferidas, lo que recauda por ingresos no concertados y el déficit. La medida de estos elementos se realiza con un índice de imputación calculado en función de la renta relativa de los Territorios Históricos en relación con la del Estado, estipulada en un 6,24%.

Desde 1981 el Concierto ha experimentado cambios para adaptarse a los nuevos tiempos, así por ejemplo en 1986 se modificó para incluir el impuesto sobre el valor añadido o en 1997 los impuestos especiales (tabaco, alcohol, etc…) . Fue un periodo no exento de tensiones provocados sobre todo por problemas de convivencia política entre el estado y las Diputaciones Forales.

El Concierto de 2002
“Desde el año 2002, el Concierto Económico ha pasado a tener una vigencia temporal indefinid”

El 23 de mayo de 2002 se aprobó la última renovación del Concierto Económico, vigente hasta nuestros días. De los cambios efectuados, el más llamativo resultó ser, sin duda, que el Convenio pasaba de ser temporal a tener vigencia indefinida.

Se limitaron las competencias estatales y se aumentaron las competencias de los territorios históricos en imposiciones sobre algunos hidrocarburos, sobre la electricidad, sobre determinados medios de transporte etc.

En estos últimos años el Concierto ha debido hacer frente a reclamaciones judiciales sobre todo de Instituciones de Comunidades vecinas y ha salido bien parado de todos ellas. Podemos afirmar que hoy por hoy el Concierto Económico goza de una salud jurídica excelente.

Uno de los hitos más importantes del Concierto actual es la constitución de la Junta Arbitral. La principal función de este órgano es la resolución de conflictos entre el Estado y las Diputaciones Forales provocadas por el Concierto Económico sin necesidad de acudir a los Tribunales de Justicia. Se constituyó por primera vez el 30 de julio de 2007.

Los Tribunales Europeos y el Blindaje del Concierto
“El Tribunal de Justicia Europeo ha avalado la naturaleza singular del Concierto en varias sentencias a nivel Comunitario”

En los últimos años diversas sentencias de instancias europeas han respaldado la singularidad de la relación tributaria entre el Estado y las Instituciones Vascas.

Algunos hitos importantes han sido por ejemplo la sentencia del 6 de septiembre de 2006 del Tribunal de Justicia Europeo sobre el caso Azores que permitía la existencia, en el orden Comunitario, de regímenes fiscales de carácter regional. Así mismo, la sentencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas del 11 de septiembre de 2008 respaldó el encaje del Concierto Económico y la autonomía normativa foral en el ámbito de la Unión Europea.

Estas sentencias a nivel comunitario, más otras promulgadas por tribunales propios, han dotado de una seguridad jurídica inédita hasta el momento al Concierto Económico Vasco.

En 2010 se realizó un “blindaje interno” del Concierto Económico mediante la la modificación de las Leyes Orgánicas del Tribunal Constitucional y del Poder Judicial. Esta modificación implica que los pormenores del Concierto tan solo podrán ser recurridos ante el Tribunal Constitucional, y no como hasta entonces ante los Tribunales Contencioso-Administrativos.

2014: Concertación de nuevos impuestos
“En 2014 se han aprobado una serie de modificaciones que amplian los Tributos Concertados del Concierto Económico”

A través de la Ley 7/2014, de 21 de abril, se ha incorporado al Concierto Económico, además de algunas modificaciones puntuales, la concertación de seis nuevos impuestos creados en territorio común: los tres que gravan determinadas actividades del sector eléctrico, el Impuesto sobre los Gases Fluorados de Efecto Invernadero, el Impuesto sobre los Depósitos en las Entidades de Crédito y el Impuesto sobre Actividades de Juego.

2017: Nueva modificación del Concierto Económico
“En 2017 se han aprobado una serie de modificaciones del texto concertado para incluir nuevos puntos de conexión, eliminar limitaciones competenciales e incluir normas de coordinación y colaboración”

A través de la Ley 10/2017, de 28 de diciembre, se han modificado más de 20 artículos del Concierto Económico que suponen mejoras en la capacidad de gestión tributaria de las Diputaciones Forales y en la coordinación entre administraciones incorporado al Concierto Económico. Así, se ha establecido el punto de conexión para el nuevo Impuesto sobre el valor de la extracción del Gas, Petróleo y Derivados, y se han introducido modificaciones en los puntos de conexión de determinadas retenciones y pagos a cuenta.

En el Impuesto de Sociedades e IVA se actualiza la cifra de umbral de volumen de operaciones para exigir el impuesto, que pasa de 7 a 10 millones de euros, de forma que se simplifica para las pequeñas empresas la tributación a una única administración. Además, se atribuye a Euskadi en ambos impuestos la competencia sobre contribuyentes que teniendo su domicilio fiscal en territorio común, hubieran realizado en Euskadi el 75% o más de su volumen de operaciones. Se elimina así la asimetría por la que estos contribuyentes hasta ahora solo tributaban a Euskadi si realizaban todas sus operaciones en territorio foral.

En el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, a partir de ahora, la tributación de los herederos y herederas vascas de personas fallecidas no residentes en España se realizará en Euskadi. Por otro lado, se tributarán también aquí las donaciones de inmuebles situados en el extranjero.

Se han establecido, además, medidas dirigidas a mejorar la coordinación y colaboración entre las administraciones tributarias vascas y estatal y se han creado tres nuevos procedimientos en el ámbito de la Junta Arbitral.